SEIS HÁBITOS FRECUENTES QUE ESTROPEAN TUS DIENTES

Dicen que la sonrisa es una carta de presentación, pero hoy tenemos muchos hábitos que pueden afectarla al dañar los dientes.

Fumar es definitivamente es uno de los peores hábitos que perjudican a la salud bucal y al organismo en general, pero hay muchos otros que dañan la dentadura como cepillarnos los dientes justo después de ingerir una bebida gaseosa o comer unas papas fritas.

1. Cepillarse los dientes inmediatamente después de comer

Desde pequeños nos enseñan lavarnos los dientes después de comer y la realidad es que muchas veces no deberíamos hacerlo de inmediato.
¿Por qué? Porque algunos alimentos tienen un alto contenido de ácido como las papas fritas, jugos cítricos, bebidas gaseosas y alcohólicas como el vino. Se recomienda esperar 20 o 30 minutos para cepillarse ya que da tiempo a que el ácido se neutralice y el calcio que se encuentra disuelto en la saliva vuelva a pegarse al esmalte.
Lo mismo sucede con el vómito y aunque la sensación de tener la boca sucia es espantosa, lo mejor es no limpiarse los dientes inmediatamente.
De todas maneras, cuando se ingieren comidas que no tienen mucho ácido se recomienda lavarse los dientes justo después de comer.

2. Morderse las uñas.

Muchas personas tienen el feo hábito de morderse las uñas.
Además de no ser higiénico y hacer que los dedos, sufran heridas, este hábito también puede ser muy malo para la salud bucal. Las bacterias que se encuentran en las uñas, además de poder provocar una infección en el aparato digestivo, pueden ser la causa de infecciones locales en la boca.

3. Nadar en una piscina.

Las piscinas son tratadas con un elevado componente de cloro que ayude a mantener el pH de las mismas y en más de una ocasión nos encontramos con que la cantidad de cloro que se ha utilizado puede llegar a ser perjudicial para el esmalte dental de las personas que en ellas se sumergen. Sin embargo, no hay que alarmarse en exceso ya que esto afecta, sobre todo, a los profesionales que están en el agua 5-6 horas diarias y a personas que van a la piscina de forma regular para mantenerse en forma. Para estos, se recomienda cepillarse los dientes con una pasta dentífrica fluorada y utilizar un enjuague bucal con flúor una vez por semana.

4. Usar los dientes como herramientas.

Lo que está totalmente prohibido es utilizar los dientes como herramientas.
Destapar las botellas de refresco con los dientes es un hábito que fractura y desgasta los dientes.
Estos también se pueden dañar si los usas para abrir frascos de medicinas y envases de cartón o de papel. Y aunque parezca menos dañino, tampoco es recomendable cortar hilos con los dientes. Aunque no hay tanto riesgo de que se fracture algún diente puede provocar fisuras que no vemos, y con el mínimo impacto el diente se puede romper.

5. Masticar cubitos de hielo.

Mucha gente tiene la costumbre de masticar los cubitos de hielo que quedan en el vaso después de terminar una bebida, no obstante es algo que los dentistas desaconsejan. Hacerlo frecuentemente o grandes cantidades puede fracturarlos dientes o producirles rajaduras. Las personas que tienen mayor riesgo de ver dañados sus dientes son aquellas que tienen empastes y coronas.

6. Modo de cepillarse los dientes.

¿Con movimiento horizontales, verticales o circulares? ¿Cómo deberíamos cepillarnos los dientes?.
Da igual cómo mientras sea siempre de la misma manera y como mínimo durante dos minutos.
Es importante cepillar la lengua porque absorbe todas las bacterias. El método ideal, es el de dividir la boca en cuatro partes y limpiar primero la parte superior izquierda seguida de la derecha para luego pasar a la parte izquierda de abajo y luego la derecha. Lo ideal es que cada parte se cepille durante medio minuto desde la encia hasta el diente para no dañar la encía. También es importante que se cepille con suavidad ya que si lo hacemos muy fuerte podemos producir la abrasión del diente sobre todo con los cepillos manuales ya que los eléctricos tienen un control de la presión Otro de los consejos es el de cambiar de cepillo cada tres meses o antes si se han deformado las cedras ya que no puede realizar una buena limpieza. También es importante el cepillar la lengua porque es como una esponja que absorbe todas las bacterias y luego las propaga cuando cuando te la pasas por los dientes.

ENVÍANOS TUS RADIOGRAFÍAS...

Por favor indicar su nombre, rut y edad para evaluar radiografía.